La sala marte – Rachel Kushner

marte

732-3

Título: La sala marte

Autora: Rachel Kushner

Editorial: Alfaguara

Número de páginas: 400

Precio: 20,90.-

732-3

El camino que recorre Romy, condenada a dos cadenas perpetuas, es el que parece programado para ciertas personas y que pone en cuestión el sueño americano: un camino que va directo desde la pobreza hasta la cárcel. En La sala Marte entramos de lleno en este mundo extraño situado tras los muros de una prisión de mujeres, cargado de detalles y de un idioma y una rutina propios; un mundo aparte pero unido íntimamente al del exterior.

La minuciosidad con la que Rachel Kushner trata la violencia latente y explícita de esta red carcelaria, la oscuridad y la comicidad de sus personajes, la implicación con la que se ha empapado de la realidad más subterránea de su país, han convertido a esta novela en una obra clave de la literatura americana actual.

732-3

Romy va a ser la protagonista indiscutible de esta historia. Es una madre soltera de tan sólo veintinueve años que se dirige a Stanville, a la cárcel de mujeres, dónde sabe que acabará el resto de su vida ya que ha sido condenada dos cadenas perpetuas.

Romy no ha tenido una vida fácil, ha tenido una familia desestructurada en la que jamás llegó a conocer a su padre y en la que su madre, era una adicta a los medicamentos. Todo ello le pasó factura, provocando que Romy pasara de más mayor, por situaciones nada adecuadas y que le marcarían de por vida. Para poder sobrevivir de adulta, trabajaba en la sala Marte, un bar de striptease, en el que todos podemos intuir ya que ocurría.

Conoceremos a Romy sin seguir una línea temporal marcada, pero pasaremos desde su infancia y juventud, a su vida adulta.

Además de ver como es la vivencia de una cárcel, donde como en el mundo real, hay personas buenas pero también hay personas malas. Conoceremos historias también de mujeres que se encuentran en la cárcel (bastante duras la verdad).

Lo que más me ha gustado y que está relacionado con lo anterior, es que la autora a la hora de narrar o hablar de sus personajes, no llega al morbo pero no intenta en ningún momento el hacer que sintamos empatía o pena por quienes han realizado crímenes imperdonables. Sino que se muestra bastante objetiva para que sea el lector quien decida que sentir al respecto.

Estamos ante una lectura dura pero necesaria y más ahora, en la que la vida de las cárceles nos parece que se encuentra a demasiada distancia pero que la viven millones de mujeres en el mundo. Muy recomendable.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s